Tendencias ecommerce 2022. Del Headless a la sostenibilidad

El sector del comercio electrónico ha presenciado una evolución increíble durante estos últimos años gracias a los avances tecnológicos y digitales que nos acompañan. La frecuencia de compra online se consolida cada vez más, ya sea por su practicidad y comodidad o por los hábitos de consumo que empezaron a cambiar a causa del confinamiento a causa del COVID-19 en el año 2020.

Muchas tiendas físicas apuestan ya por el eCommerce ya que se prevé que sea el futuro para muchos negocios; rapidez, sencillez y flexibilidad, son los beneficios que obtienen los usuarios con las compras online.

En este caso, vamos a hablaros sobre las 6 tendencias que harán que tu eCommerce siga creciendo en la dirección correcta con el fin de ofrecer siempre lo mejor a los clientes de una marca.

1. Headless eCommerce

Es un nuevo enfoque del comercio electrónico donde el Front-end (parte visible con la que interacciona el usuario) se separa del Back-end (parte no visible del desarrollo de una página web) para que trabajen de forma independiente y conseguir así una mayor flexibilidad y adaptabilidad tanto en el diseño, como de cara a hacer modificaciones o actualizaciones en una parte sin poner en riesgo el buen funcionamiento de la otra.

Ambas partes se comunican a través de la instalación de una API (Programa de Interfaz de Aplicaciones) que se encarga de intercambiar el contenido y la información entre el Front-end y el Back-end cuando se solicita.

Con una plataforma basada en una arquitectura Headless se consigue más flexibilidad, adaptabilidad, personalización y una mejora excepcional en la experiencia de compra del consumidor.

Nosotros te recomendamos la plataforma de LogiCommerce, la solución Headless de eCommerce que crea experiencias de compra excepcionales sobre cualquier dispositivo y cuenta con más de 200 funcionalidades nativas muy avanzadas mediante una tecnología de vanguardia.

2. Omnicanalidad

Es una estrategia que consiste en utilizar, conectar y unificar los múltiples canales de comunicación de un negocio para mejorar en gran medida la experiencia del usuario. Se trata de poner el foco en el cliente y conseguir facilitar el proceso de compra, fusionando canales como las redes sociales, el correo electrónico, App, página web, tienda física, etc.

Con este tipo de estrategia se consigue un marketing mucho más personalizado basado en los gustos, los intereses y los hábitos de compra del consumidor.

Por ejemplo, un usuario accede al perfil en Instagram de una marca, y desde este mismo lugar, puede abrir un enlace a la página web del producto deseado para comprarlo. El cliente compra el producto en la página web, y puede decidir recogerlo en la tienda física. Además, puede incluso que, por esa compra, te manden un descuento para la siguiente a través del correo electrónico. Con esto se consigue una comunicación mucho más fluida y una interacción mejor entre el cliente y la marca.

3. Automatización y personalización del Marketing

Se trata de la automatización de aquellas tareas de marketing que se realizan con más frecuencia en un eCommerce. Gracias a los avances tecnológicos que han ido surgiendo, podemos conocer cuáles son los comportamientos y hábitos del consumidor con el fin de segmentarlos y, posteriormente alcanzarlos a través de aquellos canales y plataformas que más utilizan.

Por lo tanto, se trata de personalizar todavía más las estrategias de marketing para ofrecer contenido de valor en todas las fases del “Customer Journey” y conseguir satisfacer correctamente las necesidades de cada grupo de personas. De este modo, se generará una comunicación más efectiva entre la marca y los usuarios, y a su misma vez se conseguirá aumentar principalmente la confianza y la fidelización de los consumidores hacia una marca.

4. Métodos de pago flexibles

Cada vez, el comercio electrónico se ajusta más a las necesidades de cada persona, por eso es tan importante ofrecer métodos de pago que faciliten el proceso de compra y el momento del pago.

Por este motivo, las marcas van adaptándose a nuevos métodos de pago que son más flexibles de cara al consumidor pudiendo incluso hacer una compra, sin pagar el producto hasta tenerlo en tus manos, o bien financiando los pagos a plazos sin un coste extra.

Actualmente existen ya muchos métodos de pago de este estilo a parte de los ya conocidos como la introducción de la tarjeta bancaria, el bizum, la transferencia, PayPal, contra reembolso, etc.

5. Social Selling

Este concepto se refiere al uso de las redes sociales para vender los productos de una marca. Actualmente esto ya es tendencia y con el paso del tiempo, seguro evolucionará mucho más.

Lo que suelen hacer las marcas es crear un perfil en Instagram, Twitter, Facebook, TikTok, etc. Y desde allí, publicar fotos de los productos de la propia marca con el precio y un enlace directo a la página web para facilitar al usuario la compra del producto.

Además, muchas marcas cuentan con Influencers que lo que hacen principalmente es publicitar sus productos a través de publicaciones en el muro, stories, o incluso Directos donde mencionan los beneficios del producto, de qué está compuesto, etc.

Realmente, es una estrategia que aporta mucha confianza y credibilidad a las marcas, ya que al humanizar mucho más el proceso de ventas utilizando la figura de personas conocidas, se consigue crear un efecto mucho más real.

6. Sostenibilidad

Para muchos, esto ya es un requisito decisivo a la hora de elegir una tienda online u otra. Se espera más responsabilidad por parte de los negocios de ofrecer productos sostenibles, reciclables y ecológicos.

Los usuarios cada vez son más exigentes con lo que compran, y muchos de ellos, antes de comprar un producto, miran los materiales de los que están hechos, dónde y cómo se han fabricado e incluso si el producto es reciclable una vez termine su ciclo de vida. Para muchos es un factor imprescindible a la hora de comprar en una tienda online u otra.

 

Author: Ecommerce Blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.